El ICAM homenajea a Ángel Ossorio y Gallardo con motivo de la donación de la obra “Anteproyecto de Código Civil para Bolivia” a la Biblioteca colegial

El Colegio de Abogados de Madrid celebró ayer un acto-homenaje a los juristas españoles que, con sus enseñanzas, contribuyeron al desarrollo de las ciencias jurídicas en Argentina.

En especial, el acto sirvió para recordar la figura de Ángel Ossorio y Gallardo, decano del Colegio en 1930, con motivo de la donación que el conjuez de la Corte Suprema de Justicia de la Nación de Argentina, Julio César Rivera, hizo a la Biblioteca del ICAM de la obra “Anteproyecto de Código Civil para Bolivia”.

“Encontré este libro en una biblioteca privada”, reconocía el conjuez, y “está firmada por Ángel Ossorio, de su puño y letra; tiene un valor incalculable”.

El decano del Colegio, José María Alonso, fue el encargado de inaugurar el acto, acompañado por la viceconsejera de Justicia de la Comunidad de Madrid, Yolanda Ibarrola, por el diputado bibliotecario del ICAM, Emilio Ramírez, y por el conjuez de la Corte Suprema de Justicia de la Nación de Argentina, Julio César Rivera.

José María Alonso recordó al que fuera decano de la Casa como “uno de los abogados más reconocidos y prestigiosos de su época, que compaginó la actividad profesional con el ejercicio de la política en uno de los momentos de mayor transcendencia de la historia española contemporánea”.

Asimismo, señaló la estrecha relación que tuvo con la Corporación madrileña, su relevante papel “sentando las bases de nuestra Biblioteca actual, casi 170 años después de su creación” y proponiendo la creación de una plaza de bibliotecario profesional, que a día de hoy se mantiene.

“Todos los actos que hagamos desde el Colegio para establecer mayores lazos de unión con nuestros hermanos iberoamericanos, con los que compartimos un Derecho muy similar y la misma lengua, son pocos. Oportunidades como esta que nos brindas trayéndonos la obra de Ossorio son, desde luego, únicas”, concluía el decano.

La viceconsejera de Justicia, Yolanda Ibarrola, aseguró que “son muchos los lazos que nos unen con Argentina y con el resto de países latinoamericanos: culturales, históricos, pero también es muy importante el lazo de reconocimiento de las Ciencias Jurídicas, que muchas veces quedan solapadas”. Por eso, según reconoció, “es justo que reconozcamos la labor de todos aquellos juristas que España perdió y Argentina acogió”.

Por su parte, el diputado bibliotecario del ICAM, Emilio Ramírez, agradeció la donación ya que, para la Biblioteca, “es fundamental la conservación y puesta a disposición de la sociedad, en este caso de los abogados, de ese conocimiento” porque, como el mismo Ossorio reconoció, “Sin acceso, sin esa democratización del conocimiento, no cabe el ejercicio de la abogacía”.

Para finalizar, el conjuez de la Corte Suprema de Justicia de la Nación de Argentina, Julio César Rivera, hizo referencia a la figura y a la labor jurídica de Clara Campoamor y Luis Jiménez de Asúa, también exiliados que fueron a Argentina, y se refirió al principal homenajeado, Ángel Ossorio y Gallardo.

De la obra que donó al ICAM, Julio César Rivera destacó su método (ya que está escrito con notas sobre los artículos redactados); las fuentes, ya que, como explicó el conjuez, “es increíble que sin Internet, recurriendo solamente a las fuentes escritas, haya podido acceder a toda la biografía que cita a lo largo de este proyecto”; y lo revolucionario que fue para su tiempo.

Compartir en tus RRSS

Deja un comentario

quince + veinte =