El 70% de las abogadas advierte un incremento de la brecha salarial y de conciliación en el sector legal

En la sesión inaugural de la IX Cumbre de Mujeres Juristas, el Colegio de Abogados de Madrid ha dado a conocer este jueves los resultados preliminares de una encuesta realizada entre más de 600 letradas para pulsar la situación de la mujer en la abogacía en el nuevo escenario post pandemia.

En sus respuestas, siete de cada diez encuestadas reconocen que sus ingresos se han visto mermados como consecuencia de la pandemia, de las cuales la mitad cifra esa pérdida en más de un 20% y casi una tercera parte entre el 10% y el 20%. Asimismo, un 70% de abogadas observa un avance de la brecha salarial de género en el sector legal, un 58% reconoce dificultades serias para conciliar la vida laboral y familiar y un 62% echa en falta la aplicación de la perspectiva de género en las medidas normativas elaboradas para facilitar la salida de la crisis, en particular en el ámbito de la conciliación.

Así lo han adelantado el decano José María Alonso y la presidenta de la Comisión delegada de Igualdad, Diversidad e Inclusión del ICAM, Ángela Cerrillos, durante la sesión inaugural de la Cumbre, en la que también han intervenido la ministra de Defensa, Margarita Robles, y el director de la Real Academia Española, Santiago Muñoz Machado.

“La irrupción de las mujeres en las profesiones jurídicas ha sido acompañada por un largo proceso de reivindicaciones y reconocimiento de derechos que ha sido liderado por las mujeres juristas de cada momento histórico. Sin ellas, no se hubiera producido el cambio social que ha permitido que la igualdad, al menos formalmente, no se cuestione”, ha afirmado Ángela Cerrillos. Sin embargo, el acceso a puestos de responsabilidad o la igualdad salarial, así como la conciliación entre la vida personal y laboral, “todavía tienen recorrido”.

Según ha destacado, el 54% de las abogadas participantes en la encuesta considera que su situación laboral en cuanto a igualdad es mala o pésima, y un 32% estima que la pandemia ha generado un retroceso en esta materia. Además, prácticamente una de cada dos encuestadas (el 47%) opina que la pandemia ha afectado más a las letradas que a los letrados, un 58% describe como malas o muy malas las condiciones para ejercer la responsabilidad parental y un 47% afirma que éstas han empeorado con la pandemia. Finalmente, el 62% considera que las medidas aprobadas para favorecer la recuperación económica no contemplan la perspectiva de género.

“Esta encuesta ha servido para demostrar que la brecha salarial y en materia de conciliación se ha incrementado durante la pandemia”, ha señalado el decano del ICAM. Con un total de 36.542 colegiadas, las mujeres suponen el 48% del censo del Colegio de Abogados de Madrid, ha explicado, y cada año son más las mujeres que los hombres que se incorporan a la profesión. Sin embargo, su acceso a los puestos de responsabilidad se sigue viendo lastrado hasta el punto de que solo el 20% son ocupados por mujeres.

Respecto al tema central de la Cumbre, las mujeres en la recuperación económica y social tras la pandemia, el decano madrileño ha recalcado el papel fundamental que deben jugar las mujeres juristas en este proceso: “el talento, la resiliencia y entrega de las abogadas va a ser fundamental, este siglo va a ser el siglo de la mujer y quien no quiera verlo, está ciego”.  

Finalmente, en alusión al Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, Alonso ha puesto el valor el compromiso de instituciones como el Colegio de Abogados de Madrid para erradicar todo tipo de violencia contra la mujer, así como brindar apoyo a las víctimas y combatir la estigmatización que sufren. “El Colegio seguirá luchando con todas sus fuerzas para eliminar la violencia contra la mujer y va a estar en la defensa de la igualdad en todas sus áreas”, ha concluido.

El derecho como arma de confrontación

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha alertado en su intervención contra la utilización del derecho como arma arrojadiza que desde algunos ámbitos de la justicia y la política se ha hecho durante toda la pandemia. “No creo que la vida política haya que judicializarla. Como mujer del derecho me ha sorprendido que en momentos tan terribles como los que hemos vivido, en que se tomaron decisiones que nadie quería tomar, se pudiera acudir a los tribunales para ver si la formula jurídica era un estado de alarma o de excepción. Lo respeto, pero me pregunto, ¿el derecho está para eso?”

En su opinión, en momentos duros el derecho tiene que servir para construir, no para confrontar a unos contra otros, para crear, por eso ha realizado un llamamiento a los estamentos jurídicos y políticos para estar a la altura de las circunstancias: “Quienes estamos en la política, la judicatura o la abogacía tenemos una responsabilidad como servidores públicos, y si los ciudadanos no entienden lo que estamos haciendo es que algo no estamos haciendo bien”.

Por último, ha apelado a las mujeres juristas que tanto ayudaron a transformar la sociedad a movilizarse en defensa de un derecho constructivo que dé solución a los problemas de la ciudadanía frente al derecho confrontativo que busca judicializar la vida política. “Ahí no nos van a encontrar a las mujeres juristas que creemos en una sociedad más justa, más solidaria y más transformadora”. 


Compartir en tus RRSS

Deja un comentario

quince − diez =