La Sección de Derecho Procesal del ICAM aborda las claves necesarias para hacer frente a la incursión de las nuevas tecnologías en la Justicia

El pasado martes, la Sección de Derecho Procesal del ICAM, en colaboración con los Colegios de Abogados de Granada y Málaga, celebró una jornada de máximo interés y actualidad sobre justicia telemática, juicios virtuales y su incidencia en la abogacía.

El presidente de la Sección, Miguel Guerra Pérez, encargado de moderar el evento, aseguró estar “muy orgulloso” de esta colaboración intercolegial, y dio paso a la bienvenida de los tres Decanos: José María Alonso (Madrid), Leandro Cabrera (Granada) y Francisco Javier Lara (Málaga).

El primero en intervenir fue el Decano del Colegio de Abogados de Granada, Leandro Cabrera Mercado, quien aseguró que esta jornada nace “un afán de colaboración entre los colegios de abogados de España que creo que es muy fructífera y que tenemos que fomentar”, y reconoció el gran esfuerzo que se está haciendo desde los Colegios por “formar e informar” a los colegiados de todas las novedades de esta nueva situación que estamos viviendo con respecto a la Justicia telemática.

Por su parte, Francisco Javier Lara, Decano del Colegio de Abogados de Málaga, se mostró muy reivindicativo con la Administración de Justicia, asegurando que “la Justicia no ha estado a la altura (…) y ha demostrado sus disfunciones, carencias y retrasos ante una situación extraordinaria” e hizo hincapié en la gran labor desarrollada por la Abogacía que, en sus palabras, “está preparada a nivel institucional y a nivel de despachos” y ha conseguido “adaptarse a los cambios, a los tiempos”.

En este sentido, el decano malagueño destacó el esfuerzo ímprobo de los colegios por fomentar la formación online, “una formación ágil, rápida y económica donde, desde nuestros despachos, nuestras casas, administrando nuestro tiempo vamos a poder seguir formándonos como hemos hecho estos cuatro meses”.

El Decano del ICAM, José María Alonso, fue el encargado de finalizar la ronda de bienvenida destacando la importancia de jornadas como esta que ponen de manifiesto el cambio “de manera radical” que va a producirse para la abogacía en la forma de trabajar y de relacionarse con los clientes: “Parecía que era una cuestión de futuro pero no lo es: es absolutamente presente”, aseguró.

Alonso afirmó que el trabajo a través de medios telemáticos ya se había instaurado en las reuniones con clientes, en el mundo del arbitraje, en la celebración de congresos y seminarios virtuales, etc. pero reconociendo que queda una asignatura pendiente: “saber si la Administración de Justicia va a ser capaz de hacer posible que los procesos también se lleven a cabo por vía telemática”.

En esta línea, el Decano madrileño aseguró que “existe una voluntad generalizada por parte de los jueces, letrados de la Administración de Justicia y fiscales para que esto sea una realidad” y mostró su confianza en la Administración, el Ministerio y la Comunidad de Madrid que “están haciendo una inversión importante para dotar a los juzgados y tribunales de los medios pertinentes”.

Así, sobre la posibilidad de lograr, al fin, la digitalización de la Justicia, el Decano señaló que “la abogacía está absolutamente comprometida para que esto sea así, con nosotros se puede contar para que esto vaya adelante de forma clara (…) y yo creo que esto que está aquí para quedarse va a ser una de las consecuencias positivas que esta pandemia ha tenido”.

Tras la intervención de los Decanos fue Alberto Salas Martínez, presidente de la Comisión de Nuevas Tecnologías y habilidades del Ilustre Colegio de Abogados de Granada el encargado de desarrollar una sesión eminentemente práctica que, tal y como explicó Salas, “pretende abrir a los asistentes la idea de que se puede trabajar de forma tecnológica, que se puede ganar mucho tiempo con la aplicación de determinados recursos y, en definitiva, mejorar la productividad y la calidad de vida de cada uno de nosotros”.

Su ponencia completa, que puede consultarse en el siguiente vídeo, abordó dos cuestiones: Justicia telemática y su incidencia en la abogacía, con especial referencia a los juicios y actos procesales; y recursos o aplicaciones informáticas o tecnológicas para mejorar la gestión del tiempo.

Compartir en tus RRSS

Deja un comentario

once − 1 =